lunes, 10 de septiembre de 2012

Rubén Calderón Bouchet - In Memoriam

Rubén Calderón Bouchet
In Memoriam


El pasado martes 4 de Septiembre del 2012 falleció a los 94 años el ilustre pensador argentino Rubén Calderón Bouchet, Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Cuyo.

Nació en la ciudad de Chivilcoy, Provincia de Buenos Aires, el 1 de enero de 1918. Hizo sus primeros estudios en esa ciudad y una vez terminado el bachillerato arribo a Mendoza en marzo de 1944, donde se inscribió como alumno en la Facultad de Filosofía y Letras. Luego, ya como docente, fue profesor de Historia de las Ideas Antiguas y Medievales y de Ética en esa misma Facultad.

Filósofo, teólogo e historiador, con una impresionante producción bibliográfica en su haber, fue infatigable en la lucha por la Verdad.

Prologó tres libros de otro destacadísimo argentino, el Padre Leonardo Castellani: “Notas a Caballo de un País en Crisis”, “Las Canciones de Militis” y “Seis Ensayos y Tres Cartas”.

Contó con una notable lucidez intelectual y moral.

Decía, en relación a nuestros tiempos, que “si la revolución es religiosa en su profundidad, la contrarrevolución también tiene que serlo y es perfectamente inútil luchar contra una falsa religión si no se esgrime la fuerza de la Religión Verdadera”.

En las palabras del Lic. Ernesto Alonso, que transcribimos a continuación, vaya nuestro sincero homenaje a tan destacado Profesor. 



Centro Pieper
Mar del Plata



* * *



Don Rubén Calderón Bouchet
Ernesto Alonso


Sabíamos que los últimos años lo tenían, a don Rubén,
más en la Patria que en esta tierra doliente.
Blanca, su mujer, y entrañables amigos formaban la legión de leales
junto al Supremo, aguardándolo.
Lo visitamos hace cuatro años y entre risas, recuerdos y entrevista
recobramos, firme, su estirpe y su magisterio.
Escuchaba poco y para no llamarse "sordo" se reía de ser,
en lenguaje de pedantes, "persona no audiente".

Fue mi profesor cuando yo era estudiante; fue de todos el mejor
y mejor que ninguno me enseñó la Metafísica.
A Tomás nos introdujo sin descuidar a los antiguos; Maurras fue su predilecto
pero sobre todos amaba al Señor.
La Iglesia y la Patria, damas amables de caballeros andantes,
fueron tenaz desazón de su criollo corazón.
El buen vino no desdeñaba, "Empédocles, el de Agrigento, y Tomás el de Aquino”,
le enseñaron cómo "empinar el pico".

A los que deseaban investigar, aconsejó siempre "cinco lenguas estudiar",
griego para Platón y latín para Tomás.
El inglés "porque así es mi amigo"; francés pues es música en los oídos;
el alemán para Hegel saber sufrir.
Recuerdo con honor que a mí en lo personal me dijo que si amaba filosofar
al maestro Guido debía escuchar.
Siendo yo adulto, pretexto nunca ha faltado, “Pax Romana” y “Valija Vacía” mediante,
para abrevar en su estilo elegante y sabiduría sin par.

¡Don Rubén, el Cielo es ahora su morada; su mujer y los amigos lo abrazan;
la Iglesia Triunfante y el Supremo Capitán han coronado su victoria!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor ¡deje su comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...